Vienen tiempos para el espacio interior, tiempo de liderazgo por valores.

Vienen tiempos para el espacio interior, tiempo de liderazgo por valores.

Vienen tiempos para el espacio interior, tiempo de liderazgo por valores.

Vienen tiempos para  el espacio interior, tiempo de liderazgo por valores.

Todos nosotros compartimos que estamos viviendo los momentos más difíciles de nuestras vidas viendo cómo las vidas humanas se apagan una tras otra. Nos destroza el corazón. También nos golpea y nos preocupa ver cómo se están destruyendo miles de puestos de trabajo. El futuro es más incierto que nunca.

Confinados en nuestras casas, son momentos para dar valor a lo que realmente lo tiene. 

Quienes me conocéis bien, sabéis que desde hace unos años, me hice mía la expresión PGP (Pequeño Gran Placer), –expresión creada por el amigo Luis Matas-, que desde el primer día me autorizó a hacer uso de ella, para identificar los momentos en los que con el más simple, era muy feliz.

En diferentes cursos de coaching y liderazgo me han preguntado “a qué nunca diría que no” -. Siempre he respondido:“a una comida con mi hijo frente al mar”.

Seguramente es la expresión que más bien me define cómo soy: madre, enamorada de las relaciones humanas auténticas y apasionada de la naturaleza y del mar.

Hemos vivido años en los que hemos normalizado nuestra vida exterior. Hemos viajado, hemos ido a restaurantes, hemos conocido gente de todo el mundo y hemos utilizado las redes sociales y la telemática con la máxima naturalidad. Metal, plástico, telemática, tecnología y pantallas.

Ahora el COVID19 ha llegado para cambiarlo definitivamente todo. Dispondremos de menos recursos durante un largo periodo de tiempo. Los viajes quedarán en el pasado y les daremos menos importancia.

Vienen tiempos de interior. De dar valor a la calidad de las relaciones humanas. Tiempo para darnos cuenta de quiénes somos, de qué queremos, hacia dónde vamos y con quién queremos estar.

Vienen tiempos de liderazgo, y en concreto del liderazgo transformacional y por valores.

Serán tiempos de nuevas profesiones, de nuevos modelos de empresas y de organizaciones.

La persona estará forzosamente en el centro de todas las acciones. La creatividad y la capacidad de adaptarse y de crear relaciones de calidad tendrá mucha importancia. La humildad y el respeto serán imprescindibles. Aprenderemos a trabajar por proyectos y por objetivos comunes.

Y también sabremos identificar lo que se alinea con nosotros y diferenciarlo del que no queremos. Eliminaremos el ruido de nuestra vida y en este ruido estará el lujo superfluo y las relaciones que no nos conecten con lo más esencial.

Nuestras casas tendrán más valor que nunca.

No subirá el valor inmobiliario (bajará) pero tomará valor dotarlas de los elementos que nos permitirán estar de manera confortable. Vendrá tiempo de crear espacios agradables, adecuados a nuestro gusto y necesidades. Querremos espacios armónicos en los que podamos encontrarnos allí con nosotros mismos y con las personas que más queremos. Leer un libro, tocando y oliendo el papel, escuchar la mejor música, el silencio, una conversación, una risa y mucha complicidad.

Será tiempo por el consumo responsable, pero también de aquel en que los productos que compraremosr los querremos con alma. Quizás será  la lana, quizás la seda o puede que sea el  algodón. El libro bien encuadernado. El olor de nuestro perfume. Disfrutaremos de las prendas que nos harán revivir aquel precioso momento que siempre estará en nuestro recuerdo.

Las redes -reales y metafòricas- se llevarán los residuos, lo que ya no nos sea útil, las falsas noticias, las mentiras, el exceso de información, las relaciones poco sinceras, el consumo irresponsable y compulsivo y los egos desmesurados.

Ha llegado pues el momento de vivir con compromiso nuestra vida, por nosotros mismos y por los demás.

Y quién sabe, si el virus hará que este liderazgo transformacional, esta manera de ser y de hacer que fundamenta la acción por valores, irán siendo reconocida y comprendida.

Quizás habrà llegado  la hora de que algunos en lugar de decir o pensar que este “conocimiento de liderazgo transformacional” son más que palabras y buenas intenciones de una mujer insignificante del medio del mundo.

Será el momento de reconocer que este no es el mundo de Yuppie y todos nos daremos cuenta que es el único camino que nos permitirá a todos seguir adelante.

 

Deja tu comentario

Name
E-mail
Website
Tu mensaje

Atención: Mediante el envío de este formulario declaras haber leído y aceptado el Aviso Legal.