El valor de explorar la escala de colores. Entre el blanco y el negro.

El valor de explorar la escala de colores. Entre el blanco y el negro.

El valor de explorar la escala de colores. Entre el blanco y el negro.

Actualmente cuando entramos en una tienda de ropa, veremos que la mayor parte de piezas son de color negro. Y, si nos fijamos en una estantería cercana hay complementos de color blanco.

Por la mañana cuando no sabemos cómo vestirnos, escoger el jersey, la chaqueta o el pantalón negro, nos lo facilita. Si nos vemos muy oscuros, añadimos una camisa blanca.

De alguna manera la biología nos empuja a encontrar los caminos más fáciles para la supervivencia.

Está claro que hay temas que son nítidos e indiscutibles. Son aquellos que están fundamentados en los valores. Por ejemplo: los que se refieren a la paz y el respeto a los derechos humanos.

Entrar a reflexionar en la “paleta de colores”, es sin duda tender a la complejidad. Combinar colores, tejidos, muestras o estampados requiere tiempo y dedicación y por lo tanto requiere de esfuerzo añadido.

Y así es el día día de nuestra vida.

En muchos casos la simplificación lleva al juicio. Es decir, a menudo opinamos sobre cómo deben ser las relaciones personales, o cuáles deben ser los posicionamientos sobre determinados temas (tipo de familia, tipo de pareja, migración, integración social, modelo lingüístico en la escuela, currículum, horarios laborales , aspecto personal, organización política, etc.).

La sociedad actual, dando cumplimiento a un principio básico de biología como es el ahorro energético, tiende a pedir un o un no a las personas sobre determinados temas. Y en consecuencia se genera una etiqueta a partir de este “simple” juicio.

Mi reflexión de hoy es doble:

  1. ¿Cuál es la riqueza que nos puede aportar reflexionar y explorar los diferentes tonos de la escala de colores, es decir, de los matices, -puede que profundos- de las correspondientes visiones?
  2. O, hasta qué punto evitar la respuesta SI o NO, es miedo a comprometerse en el posicionamiento?

Desde mi punto de vista, las dos opciones son válidas e interesantes de explorar.

Todos tenemos el derecho de optar por la simplificación o por la visión más compleja.

Para algunos el SI o el NO les puede satisfacer. Para otros el SI o el NO les puede parecer superficial. Para unos la reflexión los puedes parecer retórica, mientras que para otros puede ser necesaria e incluso imprescindible. Y hay temas que una persona necesita responder en modo binario, mientras que en otros temas, necesita reflexión y puede ser que lo haga de manera diferente, en diferentes momentos de su vida.

Explorar la propia escala de las opiniones, –profundizar en la reflexión-, requiere de esfuerzo y de energía.

El determinismo implica juzgar a los demás. Y el juicio normalmente indica que una persona se sitúa por encima del otro, lo que implica forzosamente una falta de respeto.

Entrar en el espacio de la reflexión y del respeto a explorar las visiones que tienen los demás, significa que se está preparado para ello y no sentir miedo.

Es mucho más “fácil“, decir blanco o negro. Bueno o malo. Bien o mal. Y especialmente es más fácil hacerlo cuando se refiere a las opiniones de los demás.

Pero fijémonos, que este sistema binario nos lleva a un camino sin retorno, porque hay cuestiones en la vida que evolucionan con el tiempo y con las circunstancias y éstas nos pueden empujar a cambiar de opinión y de visión.

Cambiar de opinión y de visión es positivo si es el resultado de un proceso razonado y de reflexión. El cambio de opinión banal, es destructivo.

La vida es un camino dinámico donde intervienen muchos factores. Es por eso que los posicionamientos del Si y del No suelen dar confort, porque nos hacen sentir seguros. Pero también nos hacen sentir prisioneros de un posicionamiento que puede ser un día querremos cambiar.

El espacio de la escala de colores, es rico. Es rico para pensar y reflexionar, para compartir visión, para enriquecerse, para establecer relaciones de calidad a través de contrastarlas. Y es también un espacio para trabajar las propias inseguridades y fundamentar la seguridad en sí mismo.

La vida en la reflexión en la escala de colores, requiere de mayor seguridad en uno mismo que en el sistema binario.

El sistema binario, es decir el SI o el NO, puede ser el resultado de la reflexión en esta escala de colores. Cierto. Pero el SI o el No en estado puro es rígido y esta rigidez menudo no combina bien con la evolución de la vida.

Personalmente  me gusta comprender mi visión más completa así como las visiones de los demás, y me siento cómoda y honesta conmigo misma con este tipo de aproximación.

Y lógicamente a través de la reflexión me aproximo mucho más al SI o el NO a un modelo, bien sea educativo, social, económico, organizativo o político.

Es importante sentirse seguro en este proceso. Saber que vivirlo profundizando en la escala de colores, es darle rigor a la opinión y a la visión.

Y es fundamental tener claro, que esta reflexión nunca es sinónimo de evitar un posicionamiento por miedo.

Normalmente, para las personas es necesario tener una opinión sólida formada. Y que esta opinión sea sólida no significa que sea sólo SI o NO. Puede ser una opinión muy sólida, o incluso más sólida, cuando es razonada y contiene  los correspondientes matices.

Hoy los medios de comunicación y la política está claramente en el sistema binario. Es SI o es NO. Son buenos o son malos. Conmigo o contra mí.

Y la reflexión del post de hoy busca justamente eso, compartir la importancia o no, de profundizar para crear opiniones y sin duda defender que sea cual sea el modelo de cada uno, se haga sin juicio a los demás y con el máximo respeto para todos .

Deja tu comentario

Name
E-mail
Website
Tu mensaje

Atención: Mediante el envío de este formulario declaras haber leído y aceptado el Aviso Legal.