#Tiempo de relatos: pensamientos sobre liderazgo

#Tiempo de relatos: pensamientos sobre liderazgo

#Tiempo de relatos: pensamientos sobre liderazgo



#Tiempo de relatos … pensamientos sobre liderazgo

 Hace varios años que inauguré un blog para hablar sobre liderazgo y especialmente sobre liderazgo transformacional. Es decir liderazgo por valores.

Que yo tenga la voluntad de trabajar en este tipo de disciplina no es casual. Nadie de nosotros llega a una profesión o tiene un interés vocacional por casualidad. De alguna manera, todos “nos construye y define” la historia vivida.

Trabajar y publicar sobre liderazgo por valores, no es fácil. De alguna manera todos nos sentimos expertos en el tema de los valores, pues muchos se nos llenan la boca.

A alguien como yo, que tengo verdadera vocación, esta “pasión” no me hace ni mejor ni mejor persona. En cualquier caso me permite que cada acción que hago, cada entrada en el blog, cada artículo, me pone a mí delante de un espejo para recordarme la importancia de mis valores y sobre todo de actuar de acuerdo con ellos. Conozco la dificultad de que se entienda que el liderazgo transformacional es una disciplina rigurosa y que ésta se puede y se debe aprender.

Los detractores del liderazgo transformacional,  incluso los que pueden menospreciar la existencia de un blog como este, lo califican de “obviedad”, de “esas cosas de Nuria“, “de un mundo teórico que choca con la realidad”. .. y digamos también  que critican que tiene una una cierta música de “happy flowers” o del ya tant denostrado “crecimiento personal“.

Treinta años en este campo, han sido suficientes para saber que el rigor y la disciplina son el fundamento. Desgraciadamente no es una competencia simple de aprender ni de practicar.

Las instituciones de todo tipo que deberían impulsar este tipo de liderazgo sólo hablan, pero se alejan de tomárselo en serio. El primer motivo es porque trabajar por valores, implica renuncias personales importantes: económicas y de reconocimiento social. Y en segundo lugar, porque les da miedo. Miedo de no saber, miedo de recibir críticas en los sentido que os decía, miedo de perder la plaza, en definitiva miedo de perder su zona de confort.

El liderazgo no es ser capaz de mantener o incrementar las cuentas de resultados, sino que tiene que ver con  creación y mantenimiento de puestos de trabajo,  del respeto a las personas y  de contribuir efectivamente a que las personas tengan una vida digna.

Ahora, en plena pandemia, muchos deseamos que el COVID-19 nos deje, como mínimo, una sociedad mejor, más humana y más justa.

Y, algunos como yo, que sabemos de las dificultades de hacer prevalecer este modelo, intentaremos seguir explicando, publicando, creando visión en este sentido y en la medida de lo que podamos y sepamos hacer, con humildad Y con más o menos acierto, trataremos de seguir actuando por valores.

Pero en un mundo donde los recursos serán verdaderamente escasos, está por  ver si en lugar de sumarnos todos al mundo de los valores, el COVID-19 nos aleja de ellos.

Esperemos que no .. Esperemos que el nuevo mundo, vaya más por valores, no sólo de intenciones o de palabras vacías.

 

 

 

 

 

 

Deja tu comentario

Name
E-mail
Website
Tu mensaje

Atención: Mediante el envío de este formulario declaras haber leído y aceptado el Aviso Legal.