El respeto a la propiedad intelectual en la sociedad del conocimiento

El respeto a la propiedad intelectual en la sociedad del conocimiento

El respeto a la propiedad intelectual en la sociedad del conocimiento

Vivimos en la sociedad de internet.

Actualmente todos tenemos acceso a la información, vivamos donde vivamos y desde cualquier punto del planeta.

El acceso a la información es un elemento positivo de nuestra sociedad. Sólo una sociedad que tiene acceso al conocimiento, puede contribuir a que las personas tengamos criterio propio y por lo tanto podamos  generar más conocimiento que su vez  redunda en la sociedad.

Podríamos profundizar y debatir sobre el tipo de información que correr por la red.

Encontramos informaciones rigurosas, formación de calidad y noticias importantes. Pero como todos sabemos (y sufrimos), también por la red corren las “fake news“, las mentiras más despiadadas y las acusaciones inventadas y sin fundamento.

Por lo tanto vivimos una sociedad de la información, donde la herramienta internet nos puede acercar a lo mejor y a lo peor.

El reto de nuestra sociedad es saber crear y crear conocimiento riguroso y favorecer el aprendizaje para saber distinguir lo que es cierto de lo que es falso.

Pero mi reflexión de hoy va un paso más allá. Hoy quiero compartir también un pensamiento sobre la creación de conocimiento y su vida en la red.

El conocimiento es valioso. No nace de la nada, sino que se crea a partir de horas de trabajo, de experiencia y de estudio.

Y internet nos lleva a una dualidad:

  •  El acceso al conocimiento algunos lo sienten como conocimiento abierto al mundo y utilizable para todos, independientemente de la finalidad que cada uno le quiera dar.

Es absolutamente positivo que el conocimiento esté al alcance de todos.

Pero …

  • ¿Hasta qué punto es ético que sea utilidad para los intereses personales a costa del esfuerzo de otros?

Pondré ejemplos.

Los MOOC’s (Massive open online courses). Han sido una revolución en el campo del conocimiento. Las principales entidades de formación han creado contenidos formativos al alcance de todos. Hoy hay una amplísima oferta de MOOC’s de mucha calidad. Las mejores universidades del mundo y entidades especializadas los ha creado para hacer que el conocimiento de calidad esté al alcance de todos. De los que pueden pagarlo y de los que en ningún caso podrían acceder si no fuera gratuito y de libre acceso.

Por lo tanto los MOOC’s son una herramienta creada con el objetivo de expandir el conocimiento.

Pero hay ejemplos en otro sentidos.

  • Programas formativos de determinadas entidades. Muchos de ellos creados a partir de horas de trabajo, creando metodología, elaborando contenidos y programación. Se anuncian en la correspondiente web para ser comercializados y en poco tiempo son “copiados” por entidades que compiten por los mismos clientes.
  • Ideas de negocio. Creadas a partir de años de investigación y una vez trabajadas para ser expuestas al público suelen ser copiadas y utilizadas sin ninguna limitación.
  • La creación de otros tipos de conocimiento (artículos, webs, blogs …), son copiados y “plagiados” sin ningún tipo de limitación.

Internet ha traspasado el concepto de propiedad intelectual. Hoy una información compartida en la red, se considera propiedad de todos.

¿Creemos que tiene que ser así?

¿El mundo Internet no debe fundamentarse en valores? O ¿es un reto pendiente?

Sé que la reflexión significa querer poner puertas al campo. Debe de ser casi imposible conseguir respetar la propiedad intelectual del conocimiento que está en la red (es decir, casi todo). Pero a la vez la falta de respeto a la creación de conocimiento, incide directamente al empobrecimiento de la sociedad en uno de sus puntales más importantes.

La respuesta vuelve a ser una vez más, la actuación de acuerdo con los valores de nuestra sociedad. Actuar respetando la propiedad intelectual es actuar por valores.

Entiendo que el conocimiento que hay en la red es un conocimiento que es y debe ser accesible para todos, pues justamente por eso está en la red. Aprender de él es el verdadero reto para todos y es valioso. Hacer un uso ético también es responsabilidad de todos. Sólo así contribuiremos a crear conocimiento riguroso al alcance de todos.

El plagio, la copia, el aprovechamiento del conocimiento de otros en beneficio propio es inversamente proporcional a la sociedad de los valores.

¿Podemos hacer compatible los dos caminos?

Personalmente pienso que vale la pena intentarlo. Internet es una potente herramienta al servicio de todos, pero también la red debe saber de valores. Al fin y al cabo la red es “sólo” el reflejo de nuestra sociedad.

Podemos intentar promover  la actuación por valores y contribuiremos así al rigor y al bienestar de todos los ciudadanos.

Deja tu comentario

Name
E-mail
Website
Tu mensaje

Atención: Mediante el envío de este formulario declaras haber leído y aceptado el Aviso Legal.