El liderazgo transformacional: el modelo eficaz para nuestra sociedad

El liderazgo transformacional: el modelo eficaz para nuestra sociedad

El liderazgo transformacional: el modelo eficaz para nuestra sociedad

Desde hace muchos años trabajo con el desarrollo de liderazgo transformacional y he podido comprobar que la percepción que se tiene de este concepto es aún muy desconocida. Para algunas personas es un concepto teórico y académico, mientras que para otros es un modelo imposible de lograr que las personas “somos como somos”.

El liderazgo transformacional es para algunos un modelo que se asocia a este concepto que está de moda y a la vez, desagradable y peyorativo como es el “buenismo”.

Son muchos los autores que han publicado que “el líder no nace sino que se hace”. Nadie nace líder, aunque algunas personas tienen más facilidad para serlo.

Algunas personas nacen con carisma, mientras que otras no.

Pero el liderazgo se aprende y hay que aprenderlo.

Me han dicho en muchas ocasiones que es una utopía conseguir tener organizaciones empresariales, sociales y políticas dirigidas por líderes transformacionales.

Está comprobado que las organizaciones que funcionan bajo el paradigma de liderazgo transformacional mejoran sus resultados pues los equipos que las forman están alineados, saben trabajar en equipo, funcionan por valores, superan las diferencias, definen importantes objetivos y saben mantenerse en el camino para alcanzarlos.

Está claro que hay algunas personas y algunas organizaciones que tienen oscuros intereses, -bien sean económicos o sociales-, que no están interesadas en este modelo de liderazgo.

Las personas más criticas o reacias a este tipo de liderazgo son las que se sienten más inseguras internamente.

Las personas que funcionan desde las propias inseguridades están más interesadas en “ganar a los demás”, “ostentar el poder para sentirse poderosos”,conseguir dinero y / o protagonismo bajo el parámetro de que todo es válido”. Funcionar por valores no es el fundamento de estas personas.

Como decía el liderazgo se puede aprender y hay que aprenderlo. Esto significa aprender a funcionar por valores y aprender una metodología que permita trabajar teniendo siempre en cuenta la consecución del bien común.

Lo he dicho en muchas ocasiones y no me cansaré de repetirlo: se puede aprender a ser líder pero para hacerlo es necesario tener coraje y humildad.

En el mundo actual, hay que aplicar el modelo de liderazgo transformacional para poder dar respuesta a las necesidades que tiene nuestra sociedad.

Hoy las necesidades son claras:

  • Es imprescindible conseguir una sociedad más justa en la que  todas las personas tengan una vivienda y trabajo dignos así como educación, formación, sanidad y sean tratadas con respeto.
  • Debemos conseguir un mundo fundamentado en la paz y no en la violencia y eso sólo pasa por conseguir un mundo que funcione por los valores del respeto a los demás.

Es imprescindible trabajar por una sociedad que sea capaz de fundamentar la creación de puestos de trabajo en los que haya cabida para todos los perfiles. Es por tanto necesario fomentar la sociedad del conocimiento, porque ella creará puestos de trabajo más cualificados,. También será necesario contemplar la creación de puestos que ocupen perfiles con oficios más manuales o más tradicionales.

Una sociedad creadora de empleo sólo se puede conseguir con la colaboración de los diferentes tipos de entidades. Públicas y privadas. Administraciones y empresas. Universidades y centros de formación.

La solución no es especialmente compleja, pero forzosamente obliga a que los responsables de este tipo de entidades que funcionen bajo el paradigma del liderazgo transformacional. Es decir, tienen que querer y saber colaborar sabiendo que nadie tiene necesidad de “ser” más que nadie y a la vez ser capaz de extender la mano sabiendo colaborar con los demás, para conseguir el objetivo común.

Como decía, a veces se confunde este concepto, con el del “buenismo”.

Nada más lejos.

Es frecuente encontrar entidades y organizaciones que son incapaces de trabajar con otras instituciones para lograr un objetivo común, si en esta colaboración no son los protagonistas o no les implica una entrada económica extra.

Puede parecer crudo. Pero es así.

Nuestra sociedad está reclamando juego limpio y lealtad entre instituciones para lograr objetivos que sean buenos para los ciudadanos y para todos.

El liderazgo transformacional enseña a trabajar sin inseguridades y sin complejos. Enseña a no tener la necesidad de “ser” el más importante o el único. Enseña a trabajar en equipo de forma individual y a nivel institucional.

El modelo para conseguir una sociedad más justa y sostenible donde se fomente la justicia social, la creación de conocimiento, la creación de puestos de trabajo con condiciones dignas está claro. Sólo nos falta saber funcionar desde este concepto tan potente y tan desconocido, que es el liderazgo transformacional.

Queda mucho trabajo por hacer tanto a nivel individual como institucional. Siempre la respuesta está en las personas. Coraje y humildad. Lealtad, sinceridad y respeto.

Es posible.

Podemos intentarlo. La sociedad nos lo pide a todos.

Sólo depende de cada uno de nosotros. Hagásmolo.

Deja tu comentario

Name
E-mail
Website
Tu mensaje

Atención: Mediante el envío de este formulario declaras haber leído y aceptado el Aviso Legal.