El líder, ¿Controla o delega?

El líder, ¿Controla o delega?

El líder, ¿Controla o delega?

El líder ¿delega o controla?

En el mundo directivo hay una gran diversidad de opiniones sobre la importancia del control. Para algunos directivos el control es fundamental. Para otros es relativo.

Pero ¿A qué nos referimos al hablar de control en las organizaciones?

El control es imprescindible en los procesos productivos. Hay que controlar los procesos de producción y hay que controlar la calidad. Esto es indiscutible.

Lo que requiere más reflexión es el control a las personas.

Hay los elementos clásicos: control horario, control de asistencia …

En las empresas de producción y cadenas de montaje etc … el control de asistencia o control de horarios suele ser un hecho importante pues en general el trabajo de cada persona tiene un efecto dominó sobre el trabajo de los demás. También los trabajos relacionados con la atención al cliente requieren del cumplimiento estricto del horario.

Las organizaciones que se fundamentan en el conocimiento dan más libertad de horarios y de asistencia presencial pues cada vez más se impone el teletrabajo y la flexibilidad horaria, lo que es un bien preciado para muchas personas. De hecho, en una sociedad en la que el conocimiento es cada vez un factor más determinante, la retención del talento pasa a ser la clave. Entonces la presencialidad y el control horario pasa a ser menos importante. En este tipo de organizaciones la importancia es la consecución de resultados conjuntamente con la satisfacción de los miembros de la organización.

Retener el talento y las personas que lo tienen, es el objetivo de las organizaciones más valoradas del mercado.

Normalmente la necesidad de control es un signo de inseguridad personal.

Son muchas las personas que dicen: “necesito tenerlo todo controlado”. Es decir, están diciendo: “tengo miedo y por tanto lo controlo todo”.

El liderazgo de las personas es directamente proporcional a la seguridad personal y cuando más segura se siente una persona más facilidad tiene para confiar en los demás.

Los directivos que son líderes confían en sus equipos y saben delegar.

Los directivos que han desarrollado poco su liderazgo, son personas inseguras que lo compensan controlando, -sin razones objetivas- las acciones y personas que están a su alrededor. De alguna manera el control a los demás les hace sentir que tienen la seguridad en ellos mismos que internamente no tienen. Controlar les hace sentir importantes.

Los directivos que no son líderes pierden sus equipos, porque la falta de confianza desmotiva a los miembros de los equipos.

La función del directivo que es líder es tener visión y saber definir objetivos.

El directivo líder sabe hacer equipo, aporta, suma, confía y delega.

El líder sabe delegar porque confía. Aprender a delegar es un proceso que pasa por aprender a ser seguro de uno mismo. Sólo cuando uno es capaz de confiar en uno mismo puede confiar en los demás.

Las organizaciones que tienen directivos con liderazgo son las que se fundamentan en el conocimiento y la confianza. Son estos los equipos que crecen y obtienen los mejores resultados.

Deja tu comentario

Name
E-mail
Website
Tu mensaje

Atención: Mediante el envío de este formulario declaras haber leído y aceptado el Aviso Legal.