Leonardo da Vinci: el perfil para la adaptación a la era 4.0

Leonardo da Vinci: el perfil para la adaptación a la era 4.0

Leonardo da Vinci: el perfil para la adaptación a la era 4.0

Es interesante seguir el debate y las reflexiones que se producen sobre el perfil de los candidatos para ocupar los diferentes puestos de trabajo que se presentan en este final de la segunda década del siglo XXI y comienzos de la tercera.

Los expertos en tecnología y en  internet de las cosas nos informan que en los próximos 10 años desaparecerán el 80% de los perfiles de los puestos de trabajo actuales. La robótica hará buena parte de nuestras tareas actuales. Al mismo tiempo aparecerán nuevas profesiones.

Obviamente las tareas más rutinarias y más pesadas las harán los robots. Pero también serán los robots quienes aportarán innovación y creatividad y harán tareas de valor añadido y las harán con menos tiempo, menos riesgos y con menos errores.

Una primera reacción es pensar que muchas personas quedarán fuera del sistema laboral y “sólo” tendrán cabida los profesionales que sean informáticos, matemáticos, físicos e ingenieros.

Pero si se profundiza en esta reflexión podremos darnos cuenta que será precisamente la robótica la que también podrá dar el verdadero espacio a las personas.

El futuro basado e imbuido por el internet de las cosas, promoverá el trabajo por proyectos, por encima de los trabajos estables que hasta ahora hemos conocido y a menudo hemos buscado y deseado.

Las personas nos encontraremos alrededor de nuevos proyectos que para crearlos deberemos saber cooperar y colaborar entre nosotros para sacarlos adelante.

En muchas ocasiones la colaboración se producirá a través de la telemática y también nos encontraremos con otras personas con las que compartiremos espacios de co-working por ejemplo. Los espacios de co-working generarán también espacios de co-living y en consecuencia espacios en los que se podrá compartir tiempo y actividades de ocio.

Fijémonos pues que la próxima era de internet de las cosas y de la robótica nos impulsará a saber gestionar mejor las relaciones humanas. Y ese es, sin duda, el verdadero reto de nuestra sociedad.

Diseñar ordenadores potentes, nuevos formatos y nuevos robots, es “relativamente fácil” de hacer dado que se fundamenta en el conocimiento técnico.

Así pues para afrontar con éxito esta próxima etapa los elementos fundamentales serán:

  1. El conocimiento y la formación

La sociedad deberá poner el foco en facilitar la adquisición de conocimiento, dado que las tareas más rutinarias las harán los robots. Será imprescindible hacer llegar la formación a toda la sociedad y esta formación se impartirá a través de nuevas metodologías de formación. La formación será más personalizada, más interactiva, más efectiva y más amena.

  1. La actitud

Será clave en los próximos tiempos. La adaptabilidad, la flexibilidad, la resiliencia y la capacidad relacional serán competencias clave.

Las personas tendremos que saber adaptarnos a los cambios constantes. Ya actualmente los procesos de cualquier tipo se producen en poco tiempo (cambios sociales, políticos, profesionales, etc …).

Tendremos que saber ser flexibles para adaptarnos y a la hora ser firmes para poder hacer esta adaptación.

Tendremos que saber superar los “fracasos” con los que nos encontramos, y tendremos que saber hacerlo con el menor coste personal posible para poder seguir el ritmo de los demás. Si todo es nuevo y pasa rápido tiene más posibilidades de producir errores. Tendremos que ser pues el máximo de resilientes posible para superar estos errores, estos “fracasos” y seguir adelante a partir de los aprendizajes que nos aporten.

En una etapa en que nuestro trabajo será por proyectos, la capacidad relacional y por tanto la capacidad de establecer relaciones de calidad será importante. Todos queremos trabajar con personas con las que nos sentimos bien y por lo tanto este factor será clave para poder participar de los proyectos que se propongan.

  1. La formación humanista. Visión global y visión a 360 grados

La formación técnica deberá acompañarse de la formación humanista que nos dará formación en valores, visión global, visión transversal y por tanto visión a 360º que nos permitirá comprender las circunstancias que se nos presenten.

  1. Desarrollo personal y formación emocional

La formación emocional es la más desconocida en nuestra sociedad. Sabernos gestionar nosotros mismos es el más complejo. Nos es más fácil formarnos en materias técnicas que en aprender sobre nuestros valores y saber actuar de acuerdo con ellos. Es fundamental aprender a sentirnos seguros que afrontar con más facilidad los cambios y es importante aprender a manejar nuestras inseguridades para saber establecer relaciones de calidad.

Podemos pues, profundizar en todos los aspectos mencionados, pero podemos concluir que estos son los factores determinados para afrontar con éxito y comodidad las décadas que tenemos delante.

Es momento pues de releer y observar al maestro Leonardo da Vinci, (1452-1519) quien fue un hombre de espíritu universal a la vez que científico, ingeniero, inventor, anatomista, pintor, escultor, arquitecto, urbanista, naturalista, músico, poeta, filósofo y escritor. Ha sido descrito como el arquetipo y el símbolo humano del Renacimiento, un genio universal, un filósofo humanista con curiosidad ilimitada y una gran fuerza creativa.

A poco de conmemorar los 500 años de su muerte, podemos tomarlo como modelo para afrontar con satisfacción nuestros tiempos.

Deja tu comentario

Name
E-mail
Website
Tu mensaje

Atención: Mediante el envío de este formulario declaras haber leído y aceptado el Aviso Legal.