La generosidad. También es Liderazgo

La generosidad. También es Liderazgo

La generosidad. También es Liderazgo

Son muchas las definiciones que diferentes autores hacen de generosidad.

Algunas aproximaciones son:

• La virtud que nos lleva a pensar y actuar en favor de las otras personas.

• El hábito de dar o compartir.

• Un valor que tiene en cuenta la necesidad del otro.

• Una actitud por la que se es amable y comprensivo con otras y que incluye dar elementos que tienen valor.

En definitiva, ser generoso es tener en cuenta al otro y darle lo que para nosotros tiene valor y que consideramos que es bueno para él.

Está claro que la generosidad va mucho más allá de los elementos materiales. Todos conocemos a personas que invitan al café con facilidad, mientras que otros, tienen “la habilidad” de no hacerlo. Y generalmente las personas, emitimos juicio sobre si los otros son o no generosos, por actos tanto simples como este.

Invitar a café, no siempre es sinónimo de generosidad.

La generosidad se mide por las acciones más cotidianas y se pone a prueba en los momentos difíciles.

Ser generoso es comprender al otro. Entender sus necesidades. Es actuar comprendiéndole y respetándole.

Lo que hacemos cada día puede ser hecho con o sin generosidad.

En el trabajo es respetar a los compañeros. Es dar valor a lo que hacen y no capitalizar como propia el trabajo de los demás. Es también dale al otro, la posibilidad de hacer, crear y desarrollar el proyecto.

Ser generoso es confiar. Es reconocer al otro con todo su ser. Es darle el espacio que de forma natural le corresponde.

Para entender qué hace disminuir la generosidad, es necesario identificar las inseguridades. Si nos sentimos “menos”, querremos hacernos nuestro lo que no nos corresponde, para sentirnos bien. Es entonces cuando nuestras acciones dejan de ser generosas y respetuosas con los demás y queremos ocupar su espacio.

La generosidad es pues, también una expresión de liderazgo. En los diferentes ámbitos se puede reconocer con facilidad cuál es el grado de generosidad de las personas y en concreto de sus dirigentes.

En el ámbito empresarial es fácil encontrar directivos que capitalizan el trabajo que han hecho sus compañeros y colaboradores. En ocasiones, los directivos sin liderazgo, pueden tener actitudes de desprecio hacia los demás.

Y en estos casos la pregunta es simple:

¿Qué mueve a unos directivos a quitar  valor a otras personas?

¿Qué les mueve a capitalizar el trabajo de todo un equipo e incluso el trabajo que han hecho otras personas?

En el campo de la política la generosidad es escasa. Y es en el servicio público donde la generosidad debería estar más presente. Las decisiones que toman los políticos a menudo responden a necesidades personales y de partido, más que pensando en los ciudadanos.

Y son los ciudadanos quienes no comprenden ni aceptan estas actitudes.

Por lo tanto la generosidad, no es sólo una actitud voluntaria de dar al otro, sino que también incorpora el respeto hacia las otras personas.

La generosidad es también no actuar para sacar méritos a los demás, o trabajar para que queden frente a terceros con deméritos. Significa pues ser objetivo y tener el coraje de admirar y respetar el buen trabajo de los demás, sin actuar para minimizarla.

La generosidad es en realidad dar y darnos porque así lo sentimos y hacerlo a cambio de nada. Y eso es difícil. Aunque sea agradecimiento, las personas lo esperamos. Se trata pues de hacer que la generosidad, forme parte de nosotros, siendo una actitud interna, que llegue a cualquier acto de nuestra vida profesional y personal.

Esta actitud no se puede confundir con “buenismo”.

La conclusión es que un líder es generoso, porque confía en sí mismo, porque desde esta confianza reconoce su propio valor y el valor de los otros y los respeta y por lo tanto ,confía en si mismo y en los demás.

Y una vez más se trata de trabajar nuestra propia solidez, que nos llevará a ser más íntegros y desde ahí gestionar nuestros miedos, inseguridades y carencias.

Sólo así las relaciones, las organizaciones y la sociedad puede funcionar con calidad, satisfaciendo las necesidades de todos y cada uno de nosotros.

Deja tu comentario

Name
E-mail
Website
Tu mensaje

Atención: Mediante el envío de este formulario declaras haber leído y aceptado el Aviso Legal.