¿Cómo alcanza los objetivos el líder?

¿Cómo alcanza los objetivos el líder?

¿Cómo alcanza los objetivos el líder?

¿Cómo alcanza los objetivos el líder?

En el día a día de nuestras vidas, hablamos de deseos.

Los deseos son simplemente eso: una ilusión.

Podemos hablar del deseo de un nuevo trabajo, de una nueva casa, de un viaje, de diferentes actividades de ocio, de disponer de tiempo con los amigos, de tener nuevos parámetros de salud …

La naturaleza humana conecta fácilmente con desear. Para muchos de nosotros tener sueños y tener deseos llenan satisfactoriamente una parte de nuestra vida. Tenemos conciencia de ello.

En algunas ocasiones decidimos que queremos transformar algunos deseos en realidad.

Pero para que los deseos pasen a ser una realidad, hay que transformarlos en objetivos y para ello hay que definirlos concretamente y hacer un plan de acción.

Una obviedad.

¿Pero cuántas veces decidimos transformar deseos en realidades?

Pensémoslo sinceramente.

Por ejemplo:

  • Para mejorar nuestra salud, ¿cuáles son las acciones concretas que vamos a hacer? ¿Haremos deporte? ¿Qué deporte? ¿con qué periodicidad? ¿A dónde? ¿con quién? ¿Realmente la queremos mejorar?
  • ¿Queremos hacer una dieta equilibrada? ¿Sabemos cómo es esta dieta equilibrada y saludable? ¿Preguntaré a un dietista/nutricionista? ¿Cuando? ¿Estamos dispuestos a hacerla?
  • ¿Dejaremos de consumir determinados alimentos o cambiaremos costumbres?

Y así nos podemos poner un listado de cuestiones que nos ayuden a definir el objetivo y el cómo lograrlo.

Hoy tengo interés en hacer un paso más en esta reflexión.

¿Qué consideramos válido para alcanzar los objetivos?

La respuesta conecta una vez más con la capacidad de actuar, -o no-, con nuestros valores.

Pensamos en una persona que quiere alcanzar un objetivo profesional, social o político.

Tanto vale si es un cargo de dirección o un puesto de mayor responsabilidad del que ocupaba hasta el momento.

Para lograrlo se puede llegar a través del trabajo, del estudio y del desarrollo de competencias. Se puede pedir ayuda a amigos y compañeros.

Pero ¿es válido alcanzar el retos que uno se propone sin respetar a las demás personas?

La respuesta se encuentra en el liderazgo.

Un verdadero líder toma conciencia de lo que quiere conseguir y lo hace con valores. Esto significa que trabaja respetando a los demás.

Desgraciadamente, hay personas que ocupan posiciones relevantes y las han logrado sin respetar los valores. Este comportamiento pone en evidencia su falta de liderazgo.

Un alto directivo o cargo sin liderazgo provoca dolor
El liderazgo es imprescindible en los puestos de responsabilidad

Algunos síntomas de la falta de liderazgo son muy claros: la crítica a los demás, la generación de mentiras y calumnias, la utilización de los servicios y ayuda de las personas para llegar al puesto y entonces olvidarse de ellos, generar distancia con las personas que le ayudaron, la prepotencia, la soberbia …

Y especialmente hay un síntoma que muestra claramente la falta de liderazgo: la frialdad en el tratamiento de los temas.

Cuando una persona no es un verdadero líder, relativiza los temas, transforma los problemas que afectan a las personas en simples situaciones a resolver.

El líder es sensible a las situaciones. Cuenta con las personas. Se apoya en los demás y sabe que el logro de su objetivo es el resultado del trabajo de un equipo.

El verdadero líder es agradecido, es generoso, es humilde.

El líder cuenta y respeto a los demás-
El líder sabe pedir ayuda.

Nadie puede alcanzar puestos importantes de responsabilidad solo y menos desarrollar las tareas que conlleva este sitio sin la colaboración, la complicidad y la ayuda de muchos.

El verdadero líder se mantiene en el tiempo. Y el tiempo reconoce a los verdaderos líderes incluso después de haber ocupado la posición a la que accedieron actuando de acuerdo con los valores.

El falso liderazgo se deshace en el tiempo como un helado bajo el sol de verano. Nunca nadie recordará sus acciones. Sólo su ambición. Y desgraciadamente algunas personas recordarán el dolor que sintieron consecuencia de ello.

El liderazgo es necesario e imprescindible en nuestra sociedad. Va de valores.

Se responsabilidad de todos.

Deja tu comentario

Name
E-mail
Website
Tu mensaje

Atención: Mediante el envío de este formulario declaras haber leído y aceptado el Aviso Legal.