La bondad: el pilar básico para construir una sociedad sana. ¡Es posible!

La bondad: el pilar básico para construir una sociedad sana. ¡Es posible!

La bondad: el pilar básico para construir una sociedad sana. ¡Es posible!

Seguramente cuando una persona decide hacer un blog y escribir, lo hace transmitiendo en él su manera de ser, de hacer y de pensar. Y es evidente que yo no soy la excepción.

Este bloque: #FentLideratge / #LeadersOfNow desde el principio ha tenido como objetivo dar a conocer qué es el liderazgo transformacional y cómo hacerlo llegar a diferentes tipos de organizaciones, a directivos y en general, -empujar-, para favorecer la reflexión sobre valores y la importancia de actuar de acuerdo con los propios valores.

Podría escribir incluso varios libros explicando las resistencias que me encuentro en la sociedad actual para la implantación de modelos de liderazgo transformacional.

Son muchos los motivos para la incomprensión y la resistencia para la implantación del modelo de liderazgo transformacional:

• El primero, es que a muchas personas les cuesta creer que podemos crear una sociedad bajo este paradigma. Es decir, les es difícil creer que se puede crear una sociedad fundamentada en la actuación por valores.

• Muchas personas, especialmente las que tienen importantes responsabilidades-, coinciden en que estamos en un momento de la historia en que lo que se valora más es la competencia, el valor económico y el valor social, y de alguna manera dan por hecho que estas son “las reglas de juego” del momento.

• Hay instalada una creencia de que las personas intrínsecamente no somos fundamentalmente buenas y que el “juego sucio” es inherente al ser humano desde hace miles de años.

• Da miedo ponerse a ello, por si no somos capaces de llevarlo a la práctica. Hay miedo al fracaso.

• Hay un cierto miedo a que quien lo implante como modelo, sea tachado de “buenismo” y alejado de la realidad. Hay miedo a la crítica y al ridículo.

Todo ello no significa que no haya la voluntad de actuar con bondad, sino que lo que hay es la resistencia a hacer que este paradigma y este modelo sea el que se implante de forma generalizada en la sociedad.

En paralelo, nuestra sociedad demanda bondad, pide a los gobernantes que trabajen por la paz y que trabajen pensando en el bien común.

Podríamos decir que nos encontramos pues en una paradoja. Lo queremos y como sistema, nos resistimos.

Pocas veces hago referencia a vivencias personales en este blog, pero hoy siento que puedo compartir algunas para ilustrar el porqué siento importante esta reflexión:

• Ha sido un año socialmente complejo para todos nosotros. Para muchos lo ha sido por la implicación social y colectiva. Para otros para vinculaciones directas y muy dolorosas. Y para algunos, -como es mi caso-, por ambas.

• Este verano han perdido la vida de manera repentina, dos personas cercanas y jóvenes muy queridas por mí.

• He vivido la sensación de “vértigo” de 5 terremotos.

• Por un accidente doméstico (finalmente sin consecuencias graves), tuve que plantearme que podría morir en los 15 minutos siguientes.

Por todo ello, he podido reflexionar sobre la verdadera importancia de la bondad, de la lealtad y de la importancia de actuar de acuerdo con los propios valores.

Ciertamente todos nos equivocamos y lo hacemos muchas veces. Tenemos defectos, porque somos humanos.

Pero … hay un momento, que es lo que nos ponemos en contacto con lo que es realmente importante: “la muerte”, en el que el que sólo cuenta tener la conciencia de haber vivido de acuerdo con los propios valores . Una vida fundamentada en el juego limpio. En la bondad. En la transparencia en el hacer. Esto significa saber que no has hecho daño a otras personas con voluntad de hacerlo, haber pensado en los demás y en haber trabajado en la medida que hayas podido para el bien común.

Y si. Podríamos decir que esto es buenismo. Pero en realidad es el único reto con el que nos enfrentamos verdaderamente.

• ¿Por qué mentir?
• ¿Por qué querer tener razón? ¿Qué es tener razón?
• ¿Por qué dar tanta cobertura al ego?
• ¿Por qué querer ganar? Ganar .. ¿qué?
• ¿Por qué el conflicto en lugar del acuerdo?
• ¿Por qué no pensar en los demás?
• ¿Por qué la guerra en lugar de la paz?

Ante la muerte, la respuesta es clara.

Y es en este momento en que este complejo concepto de liderazgo transformacional, vuelve a tomar más valor que nunca.

Liderar al nivel que sea de acuerdo con los propios valores. Liderar un país, una empresa, una organización, un club deportivo, un equipo de personas, una familia, y especialmente a uno mismo.

Este es para mí el reto. No sé si después de este año y de este verano aún lo tengo más claro. Hace años que trabajo y reflexiono en ello. Pero vale la pena continuar.

Una sociedad fundamentada en valores es lo que pedimos y necesitamos todos.

El liderazgo transformacional, que se fundamenta en la dirección y actuación para valores es una respuesta. La bondad el pilar.

Sabemos, sé, que no es fácil. Pero vale la pena seguir trabajando.

Deja tu comentario

Name
E-mail
Website
Tu mensaje

Atención: Mediante el envío de este formulario declaras haber leído y aceptado el Aviso Legal.