Artículo de opinión. “Es tiempo de proximidad”

Artículo de opinión. “Es tiempo de proximidad”

Artículo de opinión. “Es tiempo de proximidad”

i-sabadell

‘És temps de proximitat’, per Núria Aymerich (Gremi Fabricants)

Es tiempo de proximidad

Estamos viviendo momentos excepcionalmente duros. Todos. Y lo son sobre todo por la pérdida de vidas humanas y por los problemas de salud que afectan a una parte muy importante de nuestra sociedad. Los propios afectados, las familias y los amigos viven momentos que nunca podrán olvidar y, difícilmente, superar.

Y son también momentos muy duros para aquellas personas que no tienen un techo en el que cobijarse y para todas aquellos que han llegado a esta situación con recursos ya insuficientes.

Es un momento de la historia en la que se hace más patente la línea de separación entre unos pocos con muchos recursos y unos muchos con pocos recursos, y por la diferencia de tamaño entre las grandes empresas que son pocas y la inmensa mayoría, que son pequeñas.

Hasta el mes de enero de 2020, uno de los principales retos que nos planteábamos era actuar para evitar las consecuencias del cambio climático. El tiempo corría en contra. Nos dedicábamos a   comprender que teníamos que actuar para reducir las emisiones de CO2, reciclar materiales, evitar la producción de residuos, y proteger y fomentar la vegetación para producir oxígeno en el aire. Todo ello, obligaba a iniciar un cambio de modelo de vida. Aunque difícil, éste era el camino marcado.

Con la llegada repentina del COVID19, lo que hace unos días era casi la principal prioridad, ahora habrá que añadir múltiples acciones de alto impacto para garantizar nuestra vida diaria.

Cuando esta pandemia baje su intensidad, todos intentaremos normalizar nuestras vidas. Por instinto natural, todos tendemos a pensar que volveremos a recuperar la que era nuestra cotidianidad. Una mezcla entre deseo y necesidad para sobrevivir a esta situación.

Nuestro país está formado por pequeñas y medianas empresas. Más del 90% de nuestras empresas son pymes y la mayoría son microempresas con menos de 10 trabajadores: autónomos, pequeñas industrias, pequeños talleres, comercios de proximidad, bares y restaurantes.

Hoy la mayor parte de la actividad económica está parada por causas de fuerza mayor. La salud y la vida prima lógicamente por encima de todo. Hay empresas que están trabajando para poder dar respuesta a las necesidades de productos imprescindibles para frenar la pandemia; otras pequeñas empresas trabajan como en la medida de lo posible para intentar mantener los puestos de trabajo, con el máximo posible de medidas de prevención para sus trabajadores. El tamaño de las empresas no diferencia entre empresarios y trabajadores. Todos hacen lo que pueden.

Las pequeñas empresas y autónomos, que por el Decreto de estado de alarma han parado su actividad, tendrán dificultades para seguirse manteniendo, pero también lo será para las que, sin estar afectadas por el Real Decreto, han quedado sin trabajo, sin pedidos y sin clientes. Costará reactivar la actividad y el consumo.

Las ayudas que los correspondientes gobiernos aprueban y aprobarán en las próximas semanas serán insuficientes para garantizar la continuidad de las pequeñas empresas de nuestro país. Las industrias y el comercio sufrirán unas consecuencias difíciles de imaginar. No son empresas que tengan fondos de contingencia para superar el tiempo que dure esta crisis. Son pequeñas empresas que, en muchos casos, trabajaban con poca perspectiva de volumen y tiempo de facturación, después de haber sufrido la crisis de 2007 y los efectos de la globalización.

El ser humano es por naturaleza resiliente. Tenemos que salir y saldremos de esta grave situación sanitaria, social y económica.

Hay quien dice que habrá un antes y un después de la pandemia. Y es cierto. Pero no necesariamente sabremos diseñar el futuro mejor de lo que hemos forjado en el pasado más reciente y especialmente desde la crisis iniciada en 2007.

Los recortes en muchos servicios públicos son aún presentes y ahora se hacen notar, si cabe, aún con más fuerza. Los servicios públicos (sanidad, seguridad y educación) deberán ser dotados, sin lugar a dudas, de los recursos necesarios. La investigación deberá tener el lugar que le corresponde.

Y ahora sí. Ahora será el momento de conjuntar la realidad económica y el cambio climático que vivimos. Para ambas cuestiones, tendremos que actuar y encontrar las soluciones. Ahora será el momento del verdadero km0. Para salir de la crisis, todos tendremos que hacer un esfuerzo para producir y comprar los productos de aquí, hechos por  empresas de aquí. Posiblemente con un precio un poco más elevado que los productos elaborados por empresas de países que no saben de aranceles, ni cumplen normativas de calidad ni de sostenibilidad.

Para superar la crisis que dejará la pandemia, habrá focalizarse en recuperar la salud de los afectados. También habrá que restablecernos  psicológicamente del impacto que habremos vivido. Y económicamente, tendremos que ser firmes para crear puestos de trabajo en nuestras empresas. Será indiscutiblemente el momento de priorizar claramente la industria y el comercio de proximidad; son los sectores donde trabajamos y de los que  vivimos. Será el momento de comprar en nuestros comercios los productos hechos por la industria de aquí.

Será tiempo para valorar la calidad. El trato personalizado. De darnos trabajo a todos nosotros. Valorar el trabajo y el esfuerzo realizado por nuestras pymes a lo largo de los años.

Ahora nos viene la hora de la verdad. Es la hora de la proximidad. Es tiempo para la calidad de los productos y sobre todo de la calidad humana. Es tiempo de respetar a las personas, creando trabajos para todos nosotros y protegiendo nuestro planeta. En definitiva, si lo hacemos bien, los que superamos esta pandemia, podemos contribuir a hacer una sociedad mejor.

Núria Aymerich y Rocavert

Secretaría General

Gremio de Fabricantes de Sabadell

Deja tu comentario

Name
E-mail
Website
Tu mensaje

Atención: Mediante el envío de este formulario declaras haber leído y aceptado el Aviso Legal.