Apuntes sobre liderazgo

En el momento actual, donde se hay crisis de credibilidad y reconocimiento de muchas instituciones, especialmente las que están ligadas a la política, las organizaciones sociales adquieren una especial relevancia.

La proximidad con la realidad más cotidiana permite a organizaciones sociales seguir el pulso de muchos ciudadanos de una manera más directa.

Al frente de las entidades sociales, hay personas que se mueven por una causa noble ligada a sus valores. El liderazgo de estas personas impregna a toda la organización. Estas personas tienen, sin duda, un modelo de liderazgo que deviene ejemplar por los demás.

Son muchas las organizaciones sociales que dan respuesta a necesidades de personas que no son cubiertas por las organizaciones gubernamentales que, no dan respuesta por diferentes causas. A menudo las entidades sociales pueden responder de forma más directa, más ágil y eficiente.

Suelen estar presentes los valores de la generosidad, el altruismo, la voluntad de servicio, la ética, la transparencia. Y estos valores suelen ir acompañados de la profesionalidad.

En el liderazgo social, el resultado económico no fundamenta la acción de toda la organización, aunque a menudo la gestión de los recursos económicos se hace relevante para dar viabilidad a los proyectos.

En las entidades sociales el liderazgo transformacional es especialmente relevante, pues es el que se fundamenta en los valores, y en la motivación de sus miembros para alcanzar, -trabajando coordinadamente, grandes objetivos.

El liderazgo social tiene un impacto directo en la sociedad. A menudo es un modelo a seguir, difícil de adquirir no por su naturaleza, sino por la grandeza que requiere ponerlo en práctica.

A buen seguro el liderazgo social es el patrón que puede servir de referencia en todos los demás ámbitos de la sociedad. Dejar atrás el reto de todo vale para conseguir el máximo rendimiento económico, es la grandeza a la que pueden y deben aspirar algunas empresas. Y saber dejar de lado la necesidad de liderar para alcanzar altas cuotas de poder, vacío de contenido, puede servir de modelo para el liderazgo político.

Liderar y dirigido teniendo siempre presente el bien común, el respeto a las personas, el compromiso cívico, la justicia social, el sentido de la transformación, el activismo para mejorar la sociedad, la implicación y el compromiso, es el ejemplo del resultado de poner en práctica el liderazgo transformacional.

Para conseguir este tipo de liderazgo, necesitamos trabajar internamente cada uno de nosotros. Se trata de un proceso, -a menudo complejo-, que debe poner en activo los valores, nuestras acciones de acuerdo con nuestros valores, y aprender a gestionar nuestras inseguridades más profundas. Y esto sólo lo podemos hacer con coraje y humildad.

Es por este motivo, que el liderazgo social merece atención en este espacio de creación y compartición de conocimiento, porque es un ejemplo a seguir en muchos de los ámbitos de nuestra vida y de nuestra sociedad.