Liderazgo y la importancia de saber hacer equipo

Liderazgo y la importancia de saber hacer equipo

Liderazgo y la importancia de saber hacer equipo

Liderazgo y la importancia de saber hacer equipo.

A menudo hablamos de liderazgo y de trabajo en equipo como si fueran dos conceptos integrados en nuestras vidas profesionales.

Tanto en los departamentos de recursos humanos de las organizaciones, como en los programas de formación, se habla a menudo de la importancia del trabajo en equipo. Y este objetivo es uno de los retos más difíciles de alcanzar.

Pero ¿qué significa trabajar en equipo?

Y ¿por qué planteo el vínculo entre liderazgo y trabajo en equipo?

Ya hemos hablado muchas veces de la importancia de desarrollar el propio liderazgo y en consecuencia, -como directivo-, saber impulsar el desarrollo del liderazgo de los miembros del equipo.

La mayor parte de organizaciones están formadas por grupos de personas que trabajan desarrollando su función.

El reto es transformar grupos de trabajo en equipos de trabajo.

Desarrollar el liderazgo es responsabilidad de todos los miembros de la organización. No es una tarea reservada sólo a los “jefes” y a los directivos, sinó que todos y cada uno de los miembros de una organización deben optar por el liderazgo. El equipo directivo lo debe favorecer e impulsar. Esto significa que hará acciones para fomentar que cada persona saque lo mejor de sí misma y aprender a alinearse con las otras personas con las que tienen que trabajar y colaborar.

A más liderazgo desarrollado por cada persona, más facilidad para  trabajar bien con las demás personas.

Cabe destacar que el trabajo en equipo, no es sólo con los miembros de dentro de la organización sino que también se hace extensivo al trabajo con los diferentes stakeholders con los que se tiene relación.

¿Cuáles son los elementos que “torpedean” el trabajo en equipo?

⇒ Las inseguridades personales y los miedos internas.
Se manifiestan con diferentes formas de actuar, como:

Prepotencia: La necesidad de sentirse superior, creyéndose y mostrándose importante y poderoso
Control: La necesidad de controlarlo todos los procesos y el trabajo de los demás.
Soberbia: La necesidad de lucir el trabajo y la posición
El desdén hacia los demás: no dar importancia al trabajo realizado por otras personas
Ser defensivo: ante cualquier observación, se hace un ataque.
Falta de respeto: no considerar a las demás personas con la importancia que tienen.
Los celos. Querer ocupar posiciones o desear tener las condiciones de otros.

⇒ No saber escuchar

⇒ No respetar el conocimiento de los demás

⇒ No respetar la función y el trabajo de los demás

⇒ Poner muros de distancia para evitar sentirse cuestionado uno mismo.

⇒ No saber dialogar

Dialogar significa saber recibir la información que nos dan los demás, y responder en función de lo que nos dicen. Dialogar no es hablar. Dialogar significa un intercambio de información, técnica y emocional.

⇒ El rol de ser individualista

Mostrarse reservado y cerrado a los demás, evita enfrentarse a la complejidad de las relaciones.
Actuar como si se supiera más que los demás y decidir todo sin tener en cuenta a las demás personas.

Varios estudios demuestran que hay un 3% de las personas de las organizaciones que no se pueden integrar en el equipo. Son las personas que tienen más problemas por falta de competencias personales, y que tienen más dificultades para establecer relaciones de confianza y de calidad.

Normalmente los responsables de los equipos, sufren mucho con estas personas del grupo del 3%. Una sola persona desalineada, sin capacidad de integrarse, causa un impacto muy negativo en la organización o a las organizaciones con las que se relaciona.

Pero también es cierto que el 97% de las personas de las organizaciones tienen la capacidad y el deseo de formar parte de un sistema armónico, amable y efectivo.

Sin embargo, no todas ellas lo hacen. ¿Por qué?

¿Cuáles son las herramientas que permiten alinear personas y hacer equipos de trabajo?

⇒ Desarrollar el liderazgo de todos los miembros de la organización:

Los jefes de los equipos, son responsables de aplicar herramientas y metodologías que favorezcan la integración y la implicación de todos. Es en este punto que el liderazgo se convierte muy importante.

⇒ Gestionar, -con metodología-, las inseguridades personales y los miedos más intrínsecas de las personas y de los grupos de trabajo

⇒ Actuar con el ejemplo:

  • Dialogar y enseñar a dialogar.
  • Escuchar y enseñar a escuchar
  • Respetar a los demás
  • No desfallecer
  • Evitar el juicio y la crítica
  • Evitar el desdén …

Como todos los elementos que hacen referencia a la vertiente humana de las organizaciones, muchos las subestiman dando por hecho que cada uno tiene su manera de ser y de hacer. Pero también es cierto que aplicando metodología de desarrollo de liderazgo, primero a nosotros y luego a los demás, es posible crear verdaderos equipos.

Todas las organizaciones y nuestra sociedad, necesita de buenas relaciones, del trabajo en equipo, del respeto y de la confianza. Son tiempos donde ocupa más atención la crítica, el juicio y el egocentrismo que la generosidad, la ética y la humildad.

Es responsabilidad de todos nosotros empezar a cambiar el paradigma y entender que tanto en los organizaciones como en la sociedad, el trabajo en equipo, es la respuesta. Hay liderazgo y en concreto liderazgo transformacional. Liderazgo por valores.

Puedes pulsar aquí para leer más sobre liderazgo transformacional…

Deja tu comentario

Name
E-mail
Website
Tu mensaje

Atención: Mediante el envío de este formulario declaras haber leído y aceptado el Aviso Legal.