La honestidad: más que una palabra. Es liderazgo.

La honestidad: más que una palabra. Es liderazgo.

La honestidad: más que una palabra. Es liderazgo.

La honestidad: más que una palabra. Es liderazgo.

Son muchas las palabras y conceptos que usamos sin ponerles suficiente atención.

Casi todas las personas nos gusta hablar de honestidad … Queremos políticos, compañeros de trabajo, empresarios, jefes y responsables de organizaciones y amigos, honestos. Y nos gusta pensar que nosotros lo somos.

Podríamos limitar la definición de honestidad a hacer acciones que tengan relación en no quedarse con lo que no nos pertenece y en la exigencia de decir la verdad.

Pulsa aquí para ver definición de honestidad

Pero hoy tengo la intención de compartir una reflexión que dé un paso más allá sobre la honestidad y el liderazgo.

La sociedad actual es permisiva con la falta de honestidad. La actual competencia feroz tanto en el ámbito económico como en el social, ha ido relajando la exigencia de la honestidad.

Si ponemos atención nos daremos cuenta cómo entre todos justificamos conductas que poco tienen que ver con la honestidad.

Sin embargo pedimos a los demás honestidad. La pedimos a los políticos, a los representantes sociales y especialmente a los banqueros y al mundo económico y financiero.

Cuando nos referimos a los políticos les pedimos que sean honestos, expresando así que queremos que no sean corruptos y que no hagan negocios aprovechándose de su posición.

Y ¿ser honesto es “sólo” esto?

Mi reflexión de hoy es respecto al nivel de honestidad que tenemos con nosotros mismos. Va más allá de “no robar” o de no quedarnos con lo que no es nuestro.

Es también honestidad reconocer nuestros errores y nuestras carencias y eso significa ser sinceros con nosotros mismos.

Es honestidad reconocernos cuando nos equivocamos, ser capaces de reconocernos  en el sentimiento de celos o envidia, cuando sentimos que no sabemos lo suficiente, cuando actuamos defensivamente (con más o con menos intensidad), cuando nos sentimos pequeños, cuando tenemos miedo, cuando nos sentimos menos que otro, cuando nos gustaría ser lo que no somos, cuando quisiéramos ser como el otro … Y no somos honestos cuando no nos lo reconocemos en todo ello.

La falta de honestidad también la sabemos disimular y justificar. Somos capaces de ser retóricos con nosotros mismos y con los demás, inventándonos excusas y justificaciones. Y somos capaces de utilizar recursos artificiales para tapar nuestros errores y nuestras carencias.

La honestidad es no mentir. Y hay que empezar por no mentirnos a nosotros mismos.

Pulsa aquí para ver una entrada en este blog sobre la mentira.

Liderazgo también es ser honesto.

(Otra cosa muy diferente es ser el número uno social, que no tiene porque coincidir con ser un verdadero líder).

Ser honesto es saber sincerarnos interiormente y desde ahí sincerarnos con los demás.

Ser honesto es también saber perdonar y pedir perdón a los demás si tenemos el coraje y la humildad de reconocer que nos hemos equivocado.

Nuestro cerebro es capaz de crear estrategias infinitas para justificar lo que no es cierto y para disimular a nosotros mismos las acciones que hacemos, resultado de nuestras propias debilidades.

La falta de honestidad se transmite en acciones muy visibles (corrupción, abuso de poder, robar, copiar …) pero también a través de las estrategias -a veces envueltas en papel de seda-, llenas de buenos razonamientos y buenas palabras y sobre todo de buenas estrategias argumentales.

Ser honesto es pensar en cómo afectamos a los demás y cómo les hacemos daño cuando no somos capaces de reconocer nuestras debilidades y nuestros errores.

Ser honesto es mirarse al espejo y preguntarse:

¿Me digo la verdad?

¿Me soy sincero?

¿Lo soy con los demás?

¿Qué estoy tapando?

¿Qué estoy disimulando con excusas?

Coraje. Humildad. Valentia. Sinceridad.

Ser honesto con uno mismo y con los demás es difícil. Pero serlo construye liderazgo y sólo así podemos contribuir a tener relaciones de calidad, fundamentadas en la confianza. Sólo así podremos hacer una sociedad mejor, más sana y más limpia.

Deja tu comentario

Name
E-mail
Website
Tu mensaje

Atención: Mediante el envío de este formulario declaras haber leído y aceptado el Aviso Legal.